Manifiesto de la Reforma

Mateo 28:19:

 

“Id (con urgencia) por todo el mundo y haced discípulos (talmidim- alguien que aprende la Torah con un maestro y que imita su conducta, convirtiéndose en una voz del maestro durante todos los días de su vida) a todas las naciones, bautizándolas (tevilah-purificación, a fin de introducirlos en el conocimiento del Padre, del mashíaj- la frase indica el rol político, militar y gubernamental que deberá ejecuta el Mashíaj) en el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo, (asegurándose de enseñarles) enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado”.

 

  • El estado de nuestras naciones:

 

  1. No hemos podido introducir el evangelio a nuestra cultura.
  2. La iglesia no ha sido ni sal ni luz para hacer una diferencia.
  3. Los cambios no han permanecido
  4. El avivamiento no ha sido suficiente.
  5. La doctrina no nos ha ayudado.
  6. Los avivamientos no han prevalecido, solo unos pocos años o décadas. (Gales, Azusa, Argentina, África).
  7. ¿Por qué nuestras ciudades están en una condición moral tan terrible cuando hemos estado predicando el evangelio de todas las maneras posibles?
  8. ¿Por qué nuestras comunidades no están mejorando?

 

  • ·        Después de un avivamiento:

        1. La gente se vuelve comoda con su Cristianismo y vuelve a su vieja manera de solucionar problemas

        2. En lugar que el avivamiento cambie la cultura nos volvemos como eramos antes

 

  • ·        El Avivamiento se da:

 

  1. Cuando hay una profunda convicción de pecado.
  2. Las almas son barridas en el reino.
  3. Los milagros ocurren diariamente
  4. El poder de Señor satura los corazones y el alma de los cristianos.

 

  1. La sociedad necesita ver el poder transformador de Dios.
  2. Debemos enseñar a la gete a ser luz y sal en su trabajo y área de influencia.
  3. Cada creyente debe ser entrenado en como convertirse en un transformador en donde le ha tocado vivir.
  4. Debemos tener la convicción de que somos agentes de transformación.
  5. Debemos demostrar que la Palabra de Dios de verdad funciona en nuestras naciones.
  6. Ir más allá del mandato de salvar almas para ir al cielo sino ver cristianos maduros velando porque el Reino de Dios invada cada sector de nuestra sociedad.

 

  • ·        ¿Qué es una Reforma?

 

  1. Enmendar o reparar lo que está corrupto.
  2. Construir las instituciones de nuestros gobiernos y nuestras sociedades de acuerdo al orden y organización establecida por Dios.
  3. Institucionalizar la voluntad de Dios en nuestro diario vivir.
  1.  
    1. En como manejamos la pobreza, administramos justicia, hacemos leyes, enseñamos a nuestros niños y en general como vivimos nuestras vidas.
    2. Es darle a la gente una licencia para hacer el bien y no para pecar.
    3. Es volver nuestras comunidades en lugares donde la bendición de Dios fluya de persona a persona como Dios la ve fluir en el cielo.

 

 

  1. Un reino basado en amor, justicia y poder.
  2. Donde la corrupción sea la excepción.
  3. Donde los hambrientos son alimentados.
  4. Los pobres son vestidos y cuidados.
  5. Las cortes juzgan rectamente,
  6. El gobierno camina en rectitud.
  7. Los negocios son operados con principios éticos y morales.
  8. Donde nuestros niños están bien cuidados.

 

Efesios 1:17-18 Que los ojos de nuestro entendimiento sean alumbrados.

Romanos 12:2 Que seamos transformados por medio de la renovación de nuestro entendimiento, para comprobar cual es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

 

Nosotros creemos que creemos pero hasta que no lo cotejemos con la palabra no podemos estar seguros de que nuestra creencia es de acuerdo a Su voluntad. No podemos pensar como piensa el mundo sino que debemos ajustarnos a lo que la palabra establece.

 

REFORMA PERSONAL

 

  • ·        ¿Cómo sucede esto en mi vigía?

 

Cuando vemos la situación de nuestras naciones nos debemos preguntar Señor que estoy haciendo que no soy efectivo. Cuando nos demos cuenta que es responsabilidad de nosotros discipular naciones entraremos en una convicción que nos hará convertirnos en transformadores que producirán una reforma. (Esto es una reforma personal). Tiene que darse un momento donde el Espíritu nos convence.

 

 

Cada uno de nosotros tenemos que tener esa reforma personal, cuando uno se vuelve apasionadamente apasionado por querer arreglar las cosas malas.

 

Sanidad de nuestras naciones. Dios nos ha encomendado a nosotros como su pueblo del siglo 21 a usted y a mí como cristianos que vivimos hoy aquí en América Latina a cambiar nuestras naciones. Discipularlas y enseñarles todo lo que se nos ha mandado.