Que es el ministerio Apostolico
Que es el ministerio Apostolico

El ministerio apotólico es realmente el primero que nuestro Señor, Jesús estableció en la Iglesia del Nuevo Testamento.

Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, y escogió doce de ellos, a los que también dio el nombre de apóstoles

Luc 6:13

¿Por qué estableció Jesús el ministerio apostólico primero? Porque iba a ser la fondación del gobierno de la Iglesia en el Nuevo Testamento, parecido como el sacerdocio fue la fondación del ministerio en el Antiguo Testamento. Pues, sin tener los apóstoles en el ministerio, los dones ministeriales son literalemnte sin la fondación necesaria.

Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular,

Efe 2:20

La palabra apóstol es una palabra griega, y literalmente significa, "alguien que está enviado." Si yo digo a mi hijo echar la basura, él es un apóstol a la basura. En el contexto cristiano, ésto quiere decir que un apóstol es alguien que está comisionado por el Señor, y está enviado a fin de alcanzar un propósito específico.

Aunque ellos no fueron llamados por el nombre de apóstoles (porque aquel término siendo griego no existió hasta el Nuevo Testamento), hallamos a apóstoles en el Antiguo Testamento también. Los mayores ejemplos de estos son Moisés y Nehemías. En estos dos casos, ellos fueron comisionados por Dios, y enviado para cumplir un propósito específico por Su Reino.

El más común entendimiento del ministerio apostólico es que ellos son pioneros, que hacen el trabajo misionero 1 de plantar iglesias en nuevas áreas del mundo. Esto está basado sobre el ministerio de Pablo, como se muestra en el libro de Hechos. Mientras que ésto es parte del ministerio apostólico, no es todo, hay más. Esta definición totalmente ignora las obras de los otros apóstoles. Ni tampoco es todo lo que hizo Pablo.

Realmente, los verdaderos misioneros deben ser apóstoles, no evangelistas. El concepto occidental de que los misioneros evangelisen un paíz, y nada más, es erróneo. Como yo dije antes, cuando estaba hablando de evangelistas, si un creyente trata de sobrevivir de la dieta espiritual que recibe de un evangelista, él moirá. El evangelista le salvará, y le mantendrá animado, pero el creyente no sabrá como vivir una vida victoriosa por el Señor.

Debido a la naturaleza del ministerio de un apóstol, especialmente cuando está abriendo nuevo terreno, hay tiempos cuando él tendrá que funcionar en las cuatro otras obras minsteriales. Pablo, en sus jornadas misioneras, claramente cumplió los papeles de evangelista, pastor, y maestro. Sabemos que también profetizó, porque dijo que lo hizo. Aunque no puedo pensar de un ejemplo de ésto en el libro de Hechos; se ve que él movió en una manera profética, siguiendo el liderazgo del Espíritu Santo en sus viajes.

Además, ser pionero espiritual no siempre significa ir a una nueva área física y plantar iglesias. Hay otros tipos de obras pioneras que necesita ser hechas. Algunas son abir nueva áreas de revelación y ensenañzas. Esto es tanto una obra de un pionero que es plantar una iglesia, y comúnmente tiene un impacto más extenso sobre la Iglesia global.

Pablo no solamente plantó las iglesias, sino entrenó y "levantó" líderes por las iglesias donde el Espíritu Santo le envió a minstrar/obrar. Luego, una vez que salió de aquellas ciudades, él continuó a minstrar a aquellas iglesias, y especialmente a su liderazgo, por las cartas que escribió, y también en muchos casos, regresó a visitar aquellas mismas iglesias a fin de fortalecerlas.

Un grande parte del enfoque de un apóstol es sobre los otros dones minsteriales, y el ministerio a aquellos que están operando en ellos. Esto es especialmente verdad de aquellos que están en el ministerio pastoral. De la misma manera que los pastores tienen un corazón por los corderos, los apóstoles tienen un corazón por los pastores.

En esta capacidad, los apóstoles realmente pastorean a los pastores. Ellos son aquellos a quienes el pastor debe ir por oración, consejo, instrucción y ayuda espiritual. Ellos también actúan para correjir, edificar, exhortar y animar a los pastores.

Una parte de la frustración de la cual los pastores tienen que tratar es porque no tienen una cobertura apostólica a quien pueden ir con sus problemas. Ellos tratan de cargar mucho más carga emocional que aquella que Dios intenta que cargaran, y ésto sale en frustración, estrés y apagado. Los pastores necesitan el descargo emocional y el apoyo de alguien a quien pueden ir con sus problemas, parecido a como sus congregaciones van a ellos.

En los sistemas actuales del gobierno de la Iglesia, el pastor típicamente rinde cuentas a un superintendente districto por la denominación, o al mesa directiva de su propia iglesia. Si él rinde cuentas a un superintendente, pues en un sentido él está rindiendo cuentas a un jefe. El pastor no puede ser honesto respecto a sus problemas, por temor que el superintendente puede sacarle de su puesto. En vez de tener un mentor con quien él puede ser honesto y abierto, el pastor tiene que enmascarar o esconder sus sentimientos, dudas y problemas.

Esto es aun peor en una situación donde el pastor rinde cuentas al mesa directiva de su propia iglesia. Además de una inhabilidad de ser honesto, hay un problema de autoridad. Espiritualmente, él pastor tiene que ser sobre personas que son sobre él dentro de la organización. Esto cree un círculo de autoridad, que impide cualquier verdadera autoridad.

En cualquier de estas circunstancias, el pastor es incapaz de verdaderamente seguir la guía del Señor, especialmente si el Señor le está dirijiéndole de predicar algo que va en contra de los deseos de su liderazgo. Pues él está forzado de decidir entre obedecer al Señor y obedecer al hombre. Desfortunadamente, usualmente el hombre gana.